Responsabilidad de los Fedatarios en la creación de empresas fantasma

Responsabilidad de los Fedatarios en la creación de empresas fantasma

A finales de Septiembre un periódico publicó una nota señalando que para los Notarios Públicos no es fácil detectar cuando se constituye una empresa fantasma.

Al respecto, formulamos algunos comentarios con la intención de esclarecer que los Fedatarios Públicos sí tienen la posibilidad, pero sobre todo, la facultad y el deber legal de detectar situaciones de riesgo y realizar las advertencias a la autoridad fiscal.

A partir de Septiembre de 2013, fecha en que entró en vigor la LFPIORPI y su normativa secundaria, los Fedatarios Públicos adquirieron la obligación de enviar a la UIF información adicional con el fin de que se investigue el probable lavado de dinero en que pudieran estar incurriendo las personas que realizan diversos actos u operaciones ante ellos. Estas obligaciones implican mayor responsabilidad para los Fedatarios Públicos, pues de ellos depende que las autoridades cuenten con información suficiente, clara y precisa para detectar, investigar y sancionar conductas que estén relacionadas con recursos de procedencia ilícita. Si los Fedatarios Públicos no toman con seriedad su papel de personas sujetas al régimen de prevención de lavado de dinero, además de que no contribuirán a la erradicación de conductas que dañan a toda la sociedad, enfrentarán serias consecuencias tales como la imposición de cuantiosas multas, penas de prisión e incluso la revocación de su patente.

Las empresas fantasma son personas morales que se constituyen con la finalidad de ser utilizadas para emitir comprobantes que amparan operaciones inexistentes –vender facturas–, y en casi todos los casos se sigue un mismo patrón, están conformadas por personas que son totalmente insolventes y en algunos casos hasta son ilocalizables, los cuales fungen como socios y/o representantes legales de muchas personas morales –prestanombres– (recomendamos leer el blog http://defensa-fiscal.com.mx/como-venden-facturas/), por lo mismo, no son ellos quienes acuden ante el Notario a constituir la persona moral, sino que quien acude es el dueño del negocio de la venta de facturas, persona que desde luego no aparece como socio pero que en instrumento aparte se le otorgan poderes para que suscriba títulos de crédito y abra cuentas bancarias, pues obviamente el dinero sí lo va a manejar él.

Las empresas fantasma que se constituyen para emitir comprobantes que amparan operaciones inexistentes forman parte de esquemas de lavado de dinero, toda vez que a través de conductas delictivas equiparables a defraudación fiscal (Art. 109, fracción IV del CFF) se realizan movimientos de recursos (transferencias, depósitos, retiros, etc.), de los cuales, quienes finalmente reciben el dinero no pueden acreditar su legítima procedencia. En muchos casos se realizan operaciones simuladas entre las propias empresas que emiten comprobantes que amparan operaciones inexistentes para lograr que éstas no paguen impuestos, esto además con el fin de ocultar, encubrir o pretender ocultar o encubrir el origen, movimiento y destino de los recursos. Precisamente, las conductas mencionadas son las que configuran el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita (Art. 400 Bis del CPF).

Resulta entonces que para vender facturas y realizar el esquema carrusel (el que utilizan los grandes grupos de vendedores de facturas, mismo que se utilizó en el caso del gobierno del estado de Veracruz, por ejemplo) se necesitan varias personas morales que estén operando al mismo tiempo, por lo que el dueño del negocio de la venta de facturas solicita al Fedatario Público que formalice la constitución de una y otra y otra persona moral, todas con los mismos socios prestanombres y con amplios objetos sociales, situación que se repite cada año, pues necesitan nuevas personas morales que vayan supliendo a las anteriores.

Los Fedatarios Públicos debe tener establecidos procedimientos de prevención de lavado de dinero que le permitan detectar claramente situaciones de riesgo, integrar correctamente los Expedientes de identificación y, desde luego, presentar los Avisos con las Alertas correspondientes. Los adecuados procedimientos de PLD no van a evitar que se creen sociedades para vender facturas, porque ese no es el fin de la disposiciones antilavado, pero sí alertarán a la autoridad fiscal para que cuente con información y elementos que le permita detectar y sancionar estas conductas tempranamente.

Los Fedatarios Públicos deben recurrir a asesoría especializada en materia de prevención de lavado de dinero, pues los hechos (resultados de las visitas de verificación y resultados de la Evaluación Nacional de Riesgos) demuestran que el cumplimiento de las obligaciones a que están sujetos presenta deficiencias.

Te invitamos a visitar la página http://actividadesvulnerables.com/nivel-de-cumplimiento/ para que realices un auto diagnóstico de tu nivel de cumplimiento.

De igual manera, te invitamos a participar en nuestro próximo evento de capacitación, el Curso + Taller sobre procedimientos de prevención de lavado de dinero se llevará a cabo en Puebla el 9 de Noviembre y en la Ciudad de México el 23 de Noviembre. Solicita informes en el (01-800) 841-8298 o en el correo cursos@actividadesvulnerables.com Consulta la información completa del evento en http://actividadesvulnerables.com/cpl2016/

About Alejandro Ponce Rivera y Chavez

Ha impartido innumerables cursos y conferencias en distintos foros: inmobiliarias, constructoras, contadores, distribuidoras de vehículos, joyerías, empresas de blindaje, arrendadores, notarios públicos, casinos, etc.

Post A Comment