Lavado de Dinero

El lavado de dinero se comete siempre que se utiliza dinero que no ha sido declarado fiscalmente. No se trata de un delito que necesariamente esté relacionado con el narcotráfico.

Es un delito que pueden cometer amas de casa, estudiantes, socios de personas morales, empresarios, comerciantes, arrendadores, profesionistas, empleados, etc., y los familiares de éstos, ya que cuando no se declaran todos los ingresos, normalmente el dinero y los bienes se manejan a nombre de los seres queridos, involucrándolos de esta manera en la conducta delictiva.

Si volteamos a nuestro alrededor, veremos a muchas personas que realizan actividades que no son criminales o peligrosas, y sin embargo pueden estar cometiendo lavado de dinero, si es que no declaran todos sus ingresos. Estas personas tienen una situación fiscal irregular y con ello ponen en riesgo su patrimonio y su libertad, ya que el lavado de dinero se sanciona con prisión de 5 a 10 años, multa y el decomiso de los bienes.

¿Quién puede enfrentar problemas de lavado de dinero?

Personas que no están inscritas en el RFC, que adquieren bienes, manejan tarjetas de crédito, etc.

Incurren en lavado de dinero ya que no declaran ingresos y sí realizan erogaciones, utilizando dinero del que no pueden justificar su origen, precisamente por no haberlo declarado para efectos fiscales, pues ni siquiera están inscritas en el RFC.

Personas inscritas en el RFC, cuyos gastos -adquisición de bienes, pagos a tarjetas de crédito, etc.- son superiores a sus ingresos declarados.

Incurren en lavado de dinero ya que declaran ingresos en cantidad menor a las erogaciones que realizan, utilizando dinero del que no pueden justificar su origen, precisamente por no haberlo declarado para efectos fiscales.

Todas las personas que manejan cuentas bancarias “no fiscales” o “personales”.

Incurren en lavado de dinero ya que en dichas cuentas depositan dinero que no se declara fiscalmente, y los bancos envían a las autoridades fiscales información de absolutamente todas las cuentas bancarias así como de otros productos financieros (tarjetas de crédito, inversiones, seguros, depósitos a plazo, etc).

Las personas que utilizan el mecanismo de comprar facturas para aumentar sus deducciones.

Incurren en lavado de dinero porque como producto de esta operación ilegal les devuelven dinero que se deposita en cuentas bancarias, se utiliza para pagar tarjetas de crédito, se utiliza para adquirir bienes, etc., y dicho dinero no tiene una justificación legal.

Las personas que venden facturas.

Incurre en lavado de dinero el dueño del negocio que vende las facturas porque la ganancia que obtiene de esta actividad ilegal es depositada en cuentas bancarias a su nombre o de sus familiares y dicho dinero no tiene una justificación lícita ya que sus empresas no declaran correctamente.